nick

Por Nadia Cano @nadcano

Ubicado en el corazón de América del Sur -como a cada paraguayo nos gusta decir-, Paraguay siempre ha sido ese país que despierta entusiasmos, y nuestra larga historia, no hace más que confirmarlo. Aunque la belleza de nuestro territorio no es comparable a otras regiones, la esencia de nuestra gente tampoco lo es. La sencillez y la cortesía siempre nos han caracterizado, y con esos detalles que a nosotros nos parecen simples, hemos ganado el afecto de más de un visitante.
Cuando en el 2015 Expedición Guaraní inició su camino como una de las competencias del Adventure Racing World Series (ARWS), trajo consigo no solo a un centenar de equipos de aventura del mundo entero, sino también el aprecio y la amistad.
Como tantos otros, Nick Gracie llegó al Paraguay sin saber qué le esperaba. Hoy, se siente como en casa. “Mi esperanza es que algún día, Paraguay sea organizador del Campeonato Mundial de Carreras de Aventura”, aseguró, durante una entretenida charla en la que nos relató sus inicios, su experiencia en Expedición Guaraní, pero más que nada, sobre su apreció por nuestro país.

¿Cómo inicia tu afición por las carreras de aventura?
Mi primera carrera fue en el 2001. Mirando la televisión veo un programa de los Estados Unidos llamado Eco-Challenge, de Marc Burnett, un reality show, me emocionó muchísimo. Fue así que me animé a formar un equipo con amigos de la Universidad. Participamos de la primera carrera sin saber como utilizar la brújula, vestidos con prendas de rugby. Terminamos empapados, pero nos encantó, lo pasamos súper bien. Luego de esa experiencia compramos mejores bicicletas, nos animamos a entrenar, y lo demás es historia (risas).

Cada vez más personas se suman a este deporte y lo practican como un pasatiempo ¿qué te motivo a dejar esa etapa amateur y llevar las carreras de aventura al nivel profesional?
Empezamos con las carreras de aventura como un hobby, como inicia todo el mundo, pero al ver que había equipos súper rápidos y fuertes, nos llevó a preguntamos por qué no somos así. Seguimos el ejemplo, y con los años logramos el objetivo. Comenzamos a destacarnos en algunas carreras, terminamos en segundo puesto en una competencia grande, y luego en el 2009 ganamos el campeonato del mundo en Portugal. Esa victoria nos dejó muy motivados, y nos impulsó a ganar la Expedición Patagonia y posteriormente a ser los campeones del Reino Unido por 14 años. Pero siempre tuvimos desafíos en el camino; recuerdo que en una ocasión, a un miembro del equipo se le cayó una piedra por el pie y casi perdió el dedo.
Cuando el campeonato del mundo se realizó en Escocia en el 2008, habíamos entrenado muchísimo, estábamos corriendo súper bien, pisando fuerte, hasta que llegamos a un sitio donde debíamos saltar un río; mi compañera de equipo no brincó de forma adecuada, lo que ocasionó que cayera sobre una piedra. Ese contratiempo nos impidió continuar, tuvimos que abandonar la carrera. Siempre existen los contratiempos, pero seguimos con las mismas ganas. Nuestro buen nivel finalmente nos permitió lograr el patrocinio y apoyo de Adidas durante cuatro años.

Es tu segundo año en la carrera Expedición Guaraní ¿cómo ha sido correr en el Paraguay? ¿Qué fue lo que más te llamo la atención durante esos días de competencia?
Me encanta correr en el Paraguay, no es como correr en Nueva Zelanda o Escocia, donde se destacan las grandes montañas, las vistas espectaculares. El paisaje también es hermoso aquí, pero son las personas quienes hacen que correr en el Paraguay sea maravilloso; acá uno realmente siente que está en una aventura verdadera. Cuando compito en Nueva Zelanda, Escocia u otro país similar, es como que lo hago en mi propio país, es como si se tratara de un entrenando; mientras que en el Paraguay me encuentro corriendo por comunidades muy pequeñas y humildes que no se ven en otros sitios, es la mejor parte de correr en el Paraguay; la gente es muy amable y sentís que en realidad estas explorando el país. Durante la primera etapa de trekking de Expedición Guaraní, en medio de los cerros, pasamos por una comunidad tan humilde, con niños felices jugando en el suelo; todos nos saludaron, nos recibieron con amistad, y eso lo voy a recordar siempre.gurani-nick-with-kids-copy

¿Cómo fue la experiencia de correr con Columbia Vidaraid?
Esta fue la primera carrera que realizo con el equipo, y aunque en el 2014 corrí la carrera Ecomotion de Brasil con un equipo de ese país, siempre intento mantener un equipo inglés. Pero esta primera vez con Columbia fue muy divertido, el tema del idioma fue emocionante: español, portugués e inglés (risas).

¿Alguna anécdota para recordar?
Nos paso algo muy gracioso, solo que no sé si es apropiado compartirlo (risas). Cuando estas corriendo y tienes que usar el baño, no importa en qué lugar estas, lo haces, así son las carreras de aventura. Temprano una mañana, uno de los chicos del equipo tuvo que ir al baño, entonces lo esperamos en el sendero a unos 100 metros más adelante; fue cuando un hombre mayor salió de su casa y caminó en esa dirección. Lo saludó tomándole de la mano sin vergüenza y como si todo fuera normal, se quedó ahí hablando con mi compañero mientras él terminaba de hacer sus necesidades. Nunca presencié algo tan gracioso en mi vida, todos nos reímos por mucho tiempo. Esta historia solo sirve para demostrar una vez más, lo amable que pueden ser las personas en el Paraguay. En muchas ocasiones nos ofrecieron frutas de sus árboles o comida de sus casas; es lo que más me gusta de mi tiempo en el país.

En nuestro país, este deporte es joven. Tomando en cuenta tu experiencia como corredor ¿cómo ves el avance del Paraguay en este sentido?
Se debe tomar en cuenta que es un deporte muy caro; necesitas una bicicleta de montaña, mucho equipo de correr, equipo de escalada, remos, kayak y otros objetos para practicar, y esto origina muchos obstáculos a la hora de querer iniciar en este deporte; es un gasto enorme para empezar. En Europa o Estados Unidos, el porcentaje de clase media es mucho más elevado, lo que permite que más personas accedan a una bicicleta de montaña; en el Paraguay es otra la realidad. Pero hay que resaltar que es sumamente fácil trasladarse hasta alguna ciudad del interior, aquí uno puede llegar hasta una zona rural en media hora, mientras que en Nueva York, por ejemplo, se debe manejar por más de una hora antes llegar al campo. Considero además, que es una buena idea impulsar la organización de más carreras cortas y fáciles, para así llegar a más público interesado en el deporte. Asi mismo, que un equipo paraguayo como Walhalla este compitiendo en otros países, ayuda de motivación, porque la gente mira eso como un ejemplo, busca seguir esos éxitos. Creo también que ayudaría mucho iniciar un club de orientación, donde cualquier persona pueda participar, aprender y practicar con brújula y mapa. Existen clubes de este estilo en muchas partes de Europa, que tienen cursos y rutas de diferentes niveles cada semana, y que cada vez atraen más personas al deporte.project_20150825_0785-copy

En cuanto a progresos ¿cómo vez la evolución de los equipos paraguayos?
Están mejorando cada año, pero todavía no tienen todas las habilidades. En la carrera de este año, durante el primer día, el equipo paraguayo ExPy mantuvo la delantera; corrieron tan rápido como nosotros y estuvieron muy bien en la etapa de bicicleta. Llegaron unos cinco minutos antes que nuestro equipo en la transición al kayak, pero ya en el río ellos tuvieron problemas al remar y controlar sus kayaks. El río fue difícil, muy serpenteante, pero nuestra experiencia nos ayudó a mantener el control y manejar el momento. En nuestro team, las transiciones son muy rápidas, y creo también que la lectura de mapas podría ser una de nuestras fortalezas. Siempre es más fácil correr en tu propio país porque uno conoce los caminos, la ropa que va a necesitar, el clima, el idioma y la comida, todo es más fácil. Lo más importante es que los equipos paraguayos sigan mejorando, participen en más carreras y consoliden un equipo sólido, porque el correr habitualmente con los mismos miembros en un equipo hace una diferencia enorme. Y para que un equipo funcione, deben tener el mismo objetivo, desear lo mismo. Algunas veces dos corredores quieren ganar, una está ahí para divertirse y a la otra no le importa nada, pero para seguir adelante, para mejorar y llegar al nivel profesional, todos los integrantes tienen que estar enfocados en la misma meta. No importa si la meta es solamente finalizar la carrera o es divertirse, lo más importante es que todos tengan el libro abierto en la misma página, el mismo objetivo final.

¿Tenes intenciones de volver a ser parte de Expedición Guaraní 2017?
Depende de lo que diga mi esposa (muchas risas). Si, creo que es seguro que estaré aquí.

Basado en tus vivencias en estos dos años ¿recomendarías Expedición Guaraní a otros equipos extranjeros?
Me encantaría que más equipos internacionales sean parte de esta carrera, porque Paraguay es un país que mucha gente no conoce. En mi caso, Gustavo Borgognon fue el primer paraguayo al que conocí. Fue durante una carrera en Argentina. Seguimos en contacto y formamos una amistad. Cuando él me contó que estaba organizando una carrera en el Paraguay, realmente tuve muchas ganas de venir por la aventura. Paraguay tiene una magia especial, una vez que lo conoces, lo amas, y así me siento yo, relajado, seguro, cómodo y rodeado de amabilidad.

¿Cómo te preparas para una carrera? ¿Cuál es tu rutina de entrenamiento?
Depende mucho de la época del año. En el invierno entreno menos por el frío y la lluvia, pero en general mi rutina consiste más o menos en 10 horas por semana; una mezcla entre correr (siempre por tierra), un poco de kayak y bicicleta, utilizando siempre un mapa toda vez que se pueda. Como estoy corriendo hace 15 años, no es necesario que haga entrenamientos largos.
Cuando era más joven y estaba empezando en el mundo de la aventura era otra la historia; salía en bici por unas 12 horas, pasaba el domingo con un grupo de amigos en alguna aventura, pero ahora ya no es necesario. En la actualidad, mis sesiones de entrenamiento son cortas, unas tres a cinco horas máximo en bicicleta y otras dos horas por semana corriendo. En una semana normal corro y ando en bici tres veces, y leo mapas cada vez que puedo.

¿Cómo balanceas este deporte con tu tiempo en familia?
Es difícil, uno debe hacer sacrificios, aunque Anna y los niños se encargan de la parte más ardua. No duermo tanto como debería porque tengo que aprovechar y entrenar mientras que la familia duerme, así que me levanto temprano. Me ayuda mucho ser el dueño de mi propio negocio, trabajo en casa, por lo que organizo mi propio horario. Al final, la aventura es lo que da forma a nuestras vidas.

FICHA:
Nick Gracie y su equipo han sido campeones británicos durante más de una década.
Parte en innumerables competencias alrededor del mundo y ganadores de campeonatos, corrió Expedición Guaraní en sus dos ediciones; primero como capitán de Adidas Terrex, y este año, como líder del team Columbia Vidaraid. En ambas ocasiones, obtuvo el primer lugar en la categoría expedición (650 kilómetros).
Estudió Arquitectura, para posteriormente obtener un máster en Negocios. Actualmente, es dueño de su propia empresa, y trabaja desde casa.