Por Nadia Cano @nadcano

Su incursión en el deporte se dio de forma casual, cuando el azar lo llevó a formar parte de un equipo de forma inesperada. No obstante, desde aquel entonces, Charlie Barrail (32), ha trazado su camino a base de constancia y esfuerzo continúo.

Su entusiasmo por las carreras de aventura no solo le abrió la senda para alzarse como un ávido y experimentado competidor, sino además, le otorgó la oportunidad de ejercer -durante dos años- la presidencia del Club de Corredores de Aventura.

Acostumbrado a una vida activa; primero a través de las competencias de MTB, y posteriormente mediante las carreras de aventura, actualmente trabaja además en expandir sus hábitos a través de Ultreia Paraguay, una empresa enfocada en propulsar las actividades outdoors, donde el factor primordial es la aventura turística.

A pocos meses de delegar el trabajo realizado por él y su equipo, asegura que su principal objetivo es dejar la casa en orden, así como en alto este deporte que cada vez logra sumar nuevos adeptos.

Charlie Barrail | Foto: Perfil de Facebook.

Charlie Barrail | Foto: Perfil de Facebook.

¿Cómo inició tu interés por este deporte?
Mi primer contacto con las carreras de aventura fue en 2005. Por aquel entonces, era parte de las competencias de MTB, hasta que un grupo de amigos me invitó a ser espectador de una carrera organizada por el grupo Tembiasa. Recuerdo que fue en la zona de Emboscada y, que aquel año, daba inicio el Ranking Paraguayo de Carreras de Aventura (RPCA). Fue mi primer acercamiento, y la verdad quedé muy enganchado con lo que observé desde ese momento.

“Logramos posicionar

al Paraguay en el

panorama mundial

de este deporte”.

¿Recordás alguna anécdota de tu primera experiencia?
¡Cómo olvidarla! Tres meses después de aquella carrera en Emboscada, me ofrecí como voluntario para colaborar en los puestos de control de una carrera organizada por Cicloaventura, pero el team Karumbe -que ese año (2005) peleaba por la primera posición en el campeonato-, se había quedado sin un integrante que a última hora se bajo del equipo. Rápidamente llaman a Kashi Garrido, director de aquella carrera, y le piden ayuda para conseguir un reemplazo. Fue así que me ofrecí, y a pesar de no contar con el equipamiento necesario, Miguel Mera y Rubén (Kuki) Ettienne, integrantes del team, consiguieron todo lo reglamentario para competir. Sin pensarlo demasiado, me lance a la aventura.

De aquel entonces a lo que representan hoy las carreras de aventura ¿consideras que el avance o proceso de desarrollo del mismo ha sido lento?
A tenido sus altibajos; pero tanto las carreras de aventura como los deportes al aire libre en general, se han ido arraigando con el tiempo en nuestra sociedad. Particularmente percibo un gran salto a partir de los últimos años debido al reciente fenómeno que representa la bicicleta en nuestro país. Además, gracias a la organización de eventos internacionales como Expedición Guaraní, logramos posicionar al Paraguay en el panorama mundial de este deporte. Desde mi punto de vista, considero que el proceso pasó por cuatro grandes etapas, que inicia con la organización de la primera edición de Aventura Paraguay en el Mbaracayú (2001), que posteriormente se afianza con la creación del Ranking Paraguayo de Carreras de Aventura (2005), llevada adelante en principio por la Sociedad Geográfica Paraguaya (SGP), y que luego de tres años pasó a manos del Club de Corredores de Aventura (2008). Los últimos dos hitos importantes fueron marcados con la organización de Expedición Tembiasa “Tres Fronteras” (2009), que se constituyó en la primera carrera de más de 350 kilómetros organizada en el Paraguay con la participación de equipos internacionales, y la realización de la primera edición de Expedición Guaraní (2015), que dio paso a nuestro país de mostrarse al mundo.

“Debemos estar orgullosos

del trabajo que

venimos realizando”.

¿Se puede comparar la organización de las carreras de aventura desarrolladas en el Paraguay con cualquier otra del exterior?
Totalmente. No tenemos nada que envidiar a eventos realizados en otros países. Me ha tocado ser parte de carreras desarrolladas en Argentina y Estados Unidos, y estoy convencido que en el Paraguay estamos a la altura. Si bien tenemos mucho por mejorar, debemos estar orgullosos del trabajo que venimos realizando. Hay todavía camino por recorrer y somos conscientes que existe mucho por hacer.

Charlie, atravesando un tramo de cuerdas en una competencia organizada en nuestro país. | Foto: Oikoite Aventura.

Charlie, atravesando un tramo de cuerdas en una competencia organizada en nuestro país. | Foto: Oikoite Aventura.

¿Durante este tiempo como presidente del Club de Corredores de Aventura cuál ha sido el mayor reto?
Durante el primer año nuestro mayor desafío fue apostar a reformas que inicialmente no todos apoyaron, pero que con el correr de las fechas del calendario y trabajo de equipo, logramos mostrar que eran necesarias para elevar la calidad de los eventos y el desafío. Actualmente, nuestro reto está en conquistar y atraer a más publico hacia el deporte, así como a patrocinadores comprometidos.

¿Cómo visualizas las carreras establecidas en el calendario de este año?
Por el momento muy atentos al impacto que generan en los medios de comunicación. Esperamos que nuestro alcance sea mayor tras la alianza concretada con la firma Tigo, que a través de Tigo Sport, se encuentra cubriendo y transmitiendo el campeonato, razón por la cual este año paso a denominarse RPCA Tigo 2017. En lo deportivo, estamos enfocamos en fortalecer la categoría Promocional con el fin de captar a nuevos corredores, así como también en dar más protagonismo a la categoría Expedición.

 

¿Existe algún proyecto en puerta por parte del Club antes de finalizar la etapa de ésta directiva?
Nuestra prioridad es dejar la casa en orden y afianzada como organización rectora del RPCA; así mismo, seguir elevando los estándares organizativos de las carreras de aventura del Paraguay.